PROFIT - Pedro Espinosa
1 La gente que pierde peso, ¿cómo lo consigue?
/

Muy buenos días a todos y bienvenidos al primer programa de Pedro Espinosa Fitness, EL PODCAST, un lugar para aprender sobre el mundo fitness, salud y bienestar, con mensajes claros para que alcanzar tus metas sea más fácil. 

Hoy es MIÉRCOLES, 7 DE OCTUBRE y éste es el episodio 1.

Todavía no sabes mucho sobre mí, pero te voy a ir poniendo al día poco a poco. Será un placer darte detalles de cómo soy y de todo lo que hago. Porque pienso que no hay mejor manera de ayudar a aprender que con el ejemplo.

Para mi, es totalmente así. Si eres profe de música, debes saber tocar algún instrumento, porque transmitirás mejor tus conocimientos. Si eres nutricionista, deberás tener una buena composición corporal, porque comulgas con tus principios y sabes que es bueno para la salud y si quieres venderme un libro de cómo hacerse rico, deberás ser rico, porque de lo contrario me estarás vendiendo humo. Creo que tiene bastante lógica.

Cambiando un poco de tema, si alguna vez has querido perder peso y no sabes por dónde empezar, esto que te voy a contar quizás te interese.

No voy a empezar lanzándote ese mensaje con enganche que a menudo esperamos oír. Del tipo:

“pierde peso sin hacer nada”, 

“baja más de 5 kg es una semana”.

“Disfruta de tus churros con chocolate mientras observas como bajan esos kilos de la báscula. Nuestra aplicación te avisará al instante. Preocúpate solo de disfrutar es crujiente mordisco”

En este espacio solo vamos a hablar de la verdad. 

Y me parece muy interesante, empezar hablándote del NEAT, un concepto del que cada vez se habla más, como por ejemplo hace Marcos Vazquez en su blog “fitness revolucionario”. Te dejo su enlace más abajo en las notas del episodio.

NEAT es la abreviatura de:

Non.

Exercise.

Activity.

Thermogenesys.

Se refiere a la traducción al español de “gasto energético consumido por cualquier actividad no considerada ejercicio físico”

Y os preguntaréis, por qué os hablo sobre este concepto. Os vengo a hablar de este concepto, porque prácticamente hoy en día nadie lo tiene en cuenta y es el factor diferencial en muchos casos para conseguir tus metas fitness. Y es que se sabe, que este gasto calórico, viene a consumir a lo largo del día, más energía que el ejercicio que puedas realizar. Evidentemente siempre hablamos de forma generalizada.

De forma resumida, quiero decir que el aumento de este gasto calórico es mucho más interesante de lo que os podéis llegar a imaginar. Para que os hagáis una idea, más NEAT = a “quemar” más calorías.

Vamos al lío y os pongo algunos ejemplos para que reflexionéis, porque es algo muy simple, pero lo pasamos por alto porque ya lo hemos normalizado.

  1. Nos pasamos el día de la cama a la silla y de la silla a la cama.
  2. Nos desplazamos en cualquier transporte que nos evite mover medio dedo para ir a trabajar, estudiar…
  3. Pagamos a terceros para que nos dediquen su tiempo a realizar actividades cotidianas. Como por ejemplo: Limpiar casa, que nos traigan la comida, cortar el césped, incluso pasear al perro.
  4. Y lo más importante de todo, si algún día decidimos ir al gym, lo hacemos bajando de casa por el ascensor, cogiendo el coche y nos comemos un buen croissant pre entreno, porque necesitas energías. Ya sabes que eso es solo una excusa para no sentirte culpable por haberlo comido.

Reconozco que yo he sido el primero en cometer estos errores durante mucho tiempo. 

Entonces, ¿qué te recomiendo? que empieces con pequeños gestos. Te costará muy poco conseguirlo y como siempre se ha dicho “toda piedra hace pared”. Además entrarás en una dinámica muy positiva que te empujará a seguir luchando por querer cada día más. 

Por ejemplo; Si llegas con tiempo al trabajo, aprovecha para aparcar a una distancia mayor de la habitual, te pones los cascos y mientras caminas disfrutas de este fantástico podcast.

Si eres de los que llega justo siempre al trabajo, lo que podrías hacer, es al terminar darte una vuelta por la zona, antes de subir de nuevo al coche.

Una tontería que hago cada mañana es ponerme siempre los calcetines y las zapatillas en total equilibrio. Tal vez es una frikada, pero son pequeños retos que me gusta superar. Cuantos más años consiga hacerlo, más calidad de vida tendré. 

Hay mil alternativas más y no me quiero enrollar. Pero si no se os ocurren qué pequeños cambios podéis aplicar para mejorar vuestro NEAT y empezar a “quemar” más calorías, escríbeme ya sea tanto en instagram, como en facebook y en estas plataformas os pongo ejemplos encantado. En instagram soy @pedro_espinosa_entrenador y en facebook Pedro Espinosa Personal Trainer.

Volvamos a reflexionar.

Genéticamente desde hace 10.000 años hasta ahora, no hemos cambiado prácticamente nada. 

En esa época, para poder comer, cada mañana había que ir en busca de la comida y si se tenía suerte se cazaba algo, se comía en exceso y con las reservas de energía convertidas en grasa, se podría pasar unos días. 

Sin embargo hoy, estamos sentados todo el día y si nos entra algo de hambre, recurrimos a la despensa que está a tan solo unos metros para darnos un buen chute de kcal innecesarias. 

Debemos tener en cuenta el contexto metabólico. En resumen, no va a “quemar” las mismas calorías un halterófilo con mucha masa muscular y que entrena 12 horas a la semana, que una persona con sobrepeso y que no hace ningún tipo de ejercicio.

En este caso le resultará mucho más interesante aumentar su NEAT a la persona con sobrepeso.

Voy a intentar dotarte de diferentes herramientas para que seas tú, el o la que decida el camino a tomar. Para que con buenos conocimientos sepa hacer y no perderse.

Si lo haces bien, bajarás de peso. Si lo haces mal, no lo harás o incluso subirás. 

Aunque más adelante ya te contaré cómo haremos para entender que lo importante no es bajar de peso, sino mejorar la composición corporal.

Y claro para evitar esas excusas que todos nos sabemos de memoria, tipo:

“la culpa es del mundo”

“de mi genética”

“de mi dieta”

“engordo porque como hidratos por la noche”

Aunque mi preferida es la de “Me sabe mal que sobre comida”. Porque ya sabéis que eso tiene muchas soluciones.

Porque sí, no se puede negar, la genética influye, pero mucho menos de lo que piensas. Influye más lo que tú haces. Así que en tus manos está el dejar atrás todos esos dogmas y empezar de verdad a transformar tu vida.

Te voy a contar una cosa interesante sobre mí, para que me conozcas y puedas ver en otro contexto cómo afrontar las cosas para conseguir resultados..

Me puse a estudiar muy tarde, con 22 años, porque había estado convencido toda la vida de que era malísimo estudiando. Y es que de verdad, que en la escuela me pasaban de curso, porque me decían que era buen niño y no molestaba.

¿Sabes qué hice para ponerme a estudiar? Estudiar tres veces más que las demás personas. Si una persona tarda en memorizarse un folio 10 minutos, yo tardaba 30. Pero eso no me frenó, porque tenía un objetivo. 

¿Sabes qué? Después de acabar el ciclo formativo con la mejor nota de la clase, me encuentro con la posibilidad de poder estudiar en cualquier universidad de España. Entrené tanto, que aprendí a ser bueno. Como te puede pasar a ti. Seguro que tienes a alguien cerca que le ha pasado algo similar en el mundo del ejercicio.

Sí, admito que me daba mucha rabia el tener que dedicar tanto tiempo. Pero hoy te puedo decir, que cada segundo ha merecido la pena.

  • Déjate de mirar a los demás.
  • Céntrate en conseguir tus objetivos.
  • Un influencer = a un caso único no extrapolable. Tú no eres esa persona.
  • No te excuses constantemente. Tomas decisiones y acepta sus consecuencias.
  • Se valiente y regresa de nuevo a la senda de las verdades. No busques sustitutos como el Brownie fit.

Para algunas personas será más fácil, para otras tremendamente difícil, pero te ha de quedar claro, que si haces las cosas conforme yo te diga y no te creas que para ello hay que sufrir sino ser inteligente, vas a mejorar tu composición corporal.

En 7 días te seguiré contando cómo conseguir alcanzar tu objetivo de verdad.

Mientras dale vueltas a lo que te he contado.

Un saludo!